Elo, ¿un reflejo de L’Alcudia?

La Península Ibérica, habitada ya por los visigodos, sufrió una pequeña invasión bizantina. Bizancio, con la excusa de mediar en una disputa entre los godos, no sólo se adentró en el territorio hispano sino que se quedó con parte de él, con la franja costera del Mediterráneo que va, más o menos, desde Málaga hasta Alicante. Y así, comenzó una guerra entre bizantinos y visigodos, con el fin, de estos últimos, de recuperar ese territorio perdido de la costa este.

El problema principal era que dos sedes episcopales visigodas de la antigua provincia romana de Carthaginense, como eran Carthago Nova e Ilici (o L’Alcudia), se encontraban en manos de Bizancio y no podían ejercer sus labores administrativas. En ese momento surgió la necesidad de crear otras dos sedes episcopales que sustituyesen a las invadidas: Begastri fue la sustituta en la administración de los territorios de Carthago y Eio (o Elo), situada en el Tolmo de Minateda (Hellín, Albacete) -aunque no todos los expertos están de acuerdo con esta posición territorial-, de los de L’Alcudia.

Situación geográfica de Elo y L’Alcudia

Así comenzó el cruce de las historias de las ciudades de L’Alcudia y Elo. Mientras Ilici estaba habitada por bizantinos y no podía ejercer de sede episcopal, los visigodos transformaron la ciudad de Eio en cabeza de distrito construyendo un importante complejo religioso con basílica, baptisterio y cementerio, y un complejo palacial monumental.

Basílicas visigoda y paleocristiana de Elo y L’Alcudia

A pesar de la recuperación de L’Alcudia por parte de los visigodos, la ciudad, abandonada en torno al siglo VIII, nunca volvió a ser sede episcopal. Elo continuó dirigiendo la administración de sus territorios hasta la fundación por parte de los musulmanes de Murcia, ciudad a la cual pasó este deber; finalmente, Eio fue abandonada en el siglo IX (alrededor del año 825).

Elo, como sustituta de la sede de Ilici, refleja todo ese período visigodo que en L’Alcudia no pudo desarrollarse a causa de la invasión de Bizancio. Esta es la hipótesis que muchos arqueólogos e historiadores de la zona del Tolmo y de Elche defienden: el Tolmo de Minateda es el espejo en el que la antigua Elche se reflejó en tiempos de invasión bizantina.

Tolmo de Minateda, ciudad de Elo

Anuncios

3 comentarios en “Elo, ¿un reflejo de L’Alcudia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s