La inscripción de Behistún

Enormes cantidades de tesoros del pasado de la humanidad nos son desconocidos (bien por falta de información bien por falta de interés, en eso ya no entro…), sobre todo si éstos se encuentran en la zona de Oriente Medio, ya que siempre hemos sido y somos eurocentristas.

En la Irán del 500 a. C., en la provincia oeste de Kermanshah, concretamente en la ciudad de Behistún o Bisistún, el poco modesto rey Darío I de Persia mandó grabar en una parte rectangular de la fachada de un acantilado de los Montes Zagros, a unos 66 metros de altura, su “heroico” ascenso al trono de la antigua dinastía aqueménida.

Gracias a esta inscripción hoy día sabemos que Darío, perteneciente a una de las familias nobles que formaban el Imperio aqueménida, fue el único que, por influencia de Ahura Mazda (deidad suprema), se atrevió a alzarse contra el mago Gaumata cuando éste usurpó el trono persa. Gaumata había suplantado a Esmerdis, el hermano del rey Cambises II, quien lo había mandado a asesinar; el rey, al aparecer el mago bajo el nombre de su hermano muerto, se quitó la vida. Con la ayuda de seis nobles persas, Darío asesinó a Gaumata, recuperó el trono y accedió a él como rey. La inscripción también cuenta como, aprovechando la confusión, diversas provincias del Imperio se rebelaron e intentaron independizarse, sofocando en el 522 a. C. las revueltas el ya rey Darío I de Persia. Como apunte decir que Darío I fue el padre de Jerjes I, famoso, entre otras cosas, por la batalla de las Termópilas y los 300 espartanos.

Por lo tanto, Darío reflejó en ese texto sus victorias militares, conmemorando así para la posteridad su reinado y linaje, además del idioma de su gente, el persa antiguo. Puede decirse incluso que se trató de propaganda política, pues hasta la mandó grabar en un lugar estratégico, en la antigua ruta hacia Bagdad.

La inscripción supone una gran fuente histórica, incluso única, ya que recoge los lugares y las fechas de los sucesos más importantes de la realeza persa.

Pero la importancia del monumento de Behistún reside en que el mismo texto fue grabado en tres lenguas y escrituras diferentes: persa antiguo, elamita (lengua de la administración del Imperio aqueménida) y babilonio o acadio. Descodificada la forma cuneiforme del persa antiguo por Henry Rawlinson en 1838 (que lo hizo gracias a que Heródoto había escrito la misma lista de reyes persas que contenía las primeras líneas de la inscripción) se pudo traducir el grabado y, más relevante, se pudieron conocer los otros dos idiomas perdidos. De ahí que este hallazgo sea conocido como “la piedra Rosetta persa”, pues ésta contenía, como la de Behistún, el mismo texto en tres idiomas diferentes (griego antiguo, egipcio demótico y antiguos jeroglíficos egipcios) y con ella pudieron ser entendidos los jeroglíficos egipcios -y, en consecuencia, la historia del antiguo Egipto-.

El monumento puede dividirse en 4 partes: relieve, panel de texto en persa antiguo (bajo el relieve), panel de texto en babilonio (a la izquierda del relieve) y dos paneles de texto elamita (uno a la derecha del relieve y otro debajo a mano izquierda). La última figura del relieve es un añadido posterior

Cuando el Imperio persa y los reinos herederos cayeron, y tras el desuso de la escritura cuneiforme, la inscripción de Behistún fue olvidada. Además, su acceso era muy complicado, ya que, tras haber finalizado el grabado, el rey Darío mandó eliminar la cornisa que había debajo para que así nadie pudiese alterarlo. Desde entonces se extendieron las leyendas sobre el lugar, como la que contaba que fue creada por el arquitecto Farhad, quien, para casarse con su amante la reina Shirin, el rey Cosroes le puso como condición encontrar agua en la montaña.

Además de los tres paneles de texto, en la ladera también se grabó un relieve que muestra visualmente lo escrito.

Darío, que destaca por ser de tamaño real, viste una túnica y lleva un arco. A su espalda se encuentran dos sirvientes: el portador de su arco, Intafrenes, y el portador de su lanza, Gobrias (padre de Mardonio). El rey contempla desde su elevada altura a los representantes de los pueblos conquistados, los cuales aparecen con las manos atadas a la espalda y con los cuellos sujetos con una cuerda. El usurpador Gaumata (muy deteriorado) se halla bajo los pies de Darío, a modo de derrota.

El rey Darío pisa con un pie el cuerpo retorcido del usurpador Gaumata

Finalmente, y flotando sobre estos mortales, aparece el dios Ahura Mazda reflejado como faravahar (disco alado) bendiciendo al rey.

Ahura Mazda

En el siglo XVI, la inscripción empezó a llamar la atención de los intelectuales europeos, quienes interpretaban los relieves bajo las escrituras bíblicas (la ascensión de Jesús, Cristo y los apóstoles, etc.).

Es curioso que, a pesar de su inaccesibilidad, algunos elementos fuesen añadidos con posterioridad, como, por ejemplo, la barba de Darío, que se ve como un bloque de piedra separado del resto; o como el último representante de los pueblos, el rey escita Shunkha, aquél que lleva un sombrero puntiagudo.

A la figura de Darío se le añadió posteriormente la barba, por lo que queda separada como un bloque independiente

La inscripción de Behistún fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2006, pienso que un título muy bien merecido para este gran tesoro de la Antigüedad persa, ¿no os parece?

Anuncios

4 comentarios en “La inscripción de Behistún

  1. Rebeca Aparicio dijo:

    Digo lo mismo que Juando! Me ha gustado mucho y el relieve es impresionante. Lo malo es que ahora quiero ir a verlo en persona… xD

    • mariantristan dijo:

      Rebeca, si vas yo me apunto! Aunque lo de verlo está complicadillo, porque, al estar a 66 metros de alto, es ilegible desde el suelo; hay que comprarse y llevarse unos prismáticos, que no se nos olviden!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s