¿Somos títeres?

¿Pensáis que la evolución humana es causa de las decisiones propias del hombre, decisiones conscientes, o que todo se debe a la predestinación, a algo o a alguien que nos mueve los hilos? Pues para el antropólogo Marvin Harris tanto el pensamiento como la conducta humana siempre han estado determinados por límites y oportunidades ecológicas; por lo tanto, el libre albedrío del hombre no ha tenido ningún efecto sobre la dirección que ha tomado el desarrollo.

Puede que estéis o no de acuerdo con esto, pero es interesantísima la explicación racional (criticada por algunos por ser demasiado determinista o “mecánica”) que Harris hace en su libro Caníbales y Reyes de la evolución cultural e histórica.

Tras la lectura del siguiente resumen quizás muchos cambiéis de idea…

Las sociedades se desarrollan conforme a la relación de costes y beneficios de los procesos de producción, reproducción, intensificación y agotamiento del medio ambiente, de los rituales y creencias. Que los cambios en las poblaciones son el resultado de un proceso cuyo núcleo es la intensificación de la producción. Me explico. Cuando la población crece, los recursos del medio escasean, el nivel de vida disminuye y aumenta la mortalidad; como remedio, la producción se intensifica, pero esto evoluciona a un mayor agotamiento del medio. En el momento en que ese modo de producción no consigue sustentar a la población una nueva forma de supervivencia se inventa aunque, con el tiempo, volverá a entrar en decadencia, pues todo es un ciclo que se repite a lo largo de la historia.

Ciclo ecológico y cultural continuo que determina los cambios en los sistemas de producción del ser humano

Los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra no percibieron la escasez de especies animales a causa del aumento de la temperatura y su nivel de vida empezó a decaer. A raíz de este agotamiento, los grupos humanos abandonaron la caza e inventaron la domesticación de vegetales.

Del origen de la agricultura derivó la aparición de la guerra, puesto que las aldeas y cosechas estables provocaron el sentimiento de identidad territorial. La guerra permitió el equilibrio entre población y recursos, ya que la eliminación de los enemigos vencidos suponía un control de la densidad demográfica. No obstante, esta nueva vida sedentaria permitió el aumento de la población, concretamente provocó que las mujeres pudieran criar a un mayor número de hijos (pues en época nómada, como las mujeres no podían cargar con más de un bebé a la vez, se practicaba el infanticidio).

El crecimiento de la población hizo que aparecieran los “grandes proveedores”, quienes, para intensificar la producción, prometían a los que trabajasen para ellos celebrar banquetes en los que se redistribuirían los alimentos. Pero en el momento en que el “gran proveedor”, ahora gobernante, dejó de persuadir con festines y la actividad productiva de sus vecinos dejó de ser voluntaria para pasar a ser obligatoria, apareció el Estado; a partir de entonces, el ser humano se sometió y humilló, perdiendo definitivamente su libertad. Esta nueva forma de vida ha sido calificada de “sociedad hidráulica”, porque los gobernantes obligaban a construir presas, canales, diques, etc. con el fin de controlar el agua de los ríos, la cual suponía la diferencia entre la vida y la muerte para los campesinos (para el riego de cosechas).

Sin embargo, el ciclo volvió a empezar y el sistema se colapsó -con la caída del Imperio Romano-, dando paso a uno nuevo como lo fue el feudalismo. Tras la crisis de éste apareció el capitalismo, cuyo sistema de oferta y demanda dio lugar a una nueva necesidad: la acumulación de riquezas.

Marvin Harris parece terminar su reflexión cerrando este ciclo constante, pues explica la Revolución Industrial permitió un mayor rendimiento sin un crecimiento demográfico, todo lo contrario, pues comenzó una profunda caída de la natalidad. Y así, la innovación tecnológica ganó a la intensificación y agotamiento de la producción.

A pesar de todo, Harris sospecha de este “fin de ciclo”, de que tan solo sea provisional, puesto que los combustibles de los que depende la tecnología -carbón y petróleo- no se pueden renovar. ¿Fue previsor, ya en los años 70, del siguiente estadio de nuestra evolución? ¿Puede considerarse la crisis económica actual un nuevo agotamiento del sistema? Y si así fuera, ¿cuál sería la alternativa al capitalismo y las tecnologías?

Anuncios

6 comentarios en “¿Somos títeres?

  1. Chapeau Marian, de verdad. La sociedad actual me hace tener cada vez más razones para que Marvin Harris se deba estudiar en todas las disciplinas posibles de la enseñanza. Has hecho un gran trabajo recopilando cronológicamente la adaptación de la sociedad al medio, culminándolo con esas tres últimas preguntas.

    Creo que la sociedad se ha dejado llevar y, sin darse cuenta, ha cedido demasiado espacio frente, en este caso, al capitalismo. La razón es clara, el sistema está agotado, casi muerto, postrado en una cama, consumiendo grandes dosis de recursos (y dinero), alargando una muerte que debería haberse producido hace mucho tiempo, donde los únicos que parecen sufrirlo somos nosotros. ¿Alternativas al capitalismo y a las tecnologías? Tal vez al capitalismo sí (alguna idea descabellada podría funcionar), pero a las tecnologías está muy complicado. Cada día dependemos más de ellas y al final, si la sociedad no se da cuenta de verdad de todo lo que hay más allá de la superficie, será otro muerto viviente más.

    • Marian Tristán dijo:

      Totalmente de acuerdo contigo Juando.
      El capitalismo es un sistema en proceso de agotamiento que debe -en mi opinión- ser sustituido por otro (lo que espero es que el nuevo “modo de producción” sea mejor y no tan chupasangre como este).
      Deberíamos seguir el ejemplo de Harris (para mi, un crack) que, con esta teoría, pretendía que el ser humano no tropezase con la misma piedra, que aprendiésemos de los errores pasados; sin embargo, hemos vuelto a explotar un sistema más -quizás por ambición y codicia-, lo que tristemente demuestra que no podemos cambiar…
      Gracias por tu opinión Juando! Chapeau a ti!

  2. Tara dijo:

    Brillante post, sí, y muy instructivo.
    Lo de que las sociedades se mueven por ciclos es algo que se ha dicho y repetido a lo largo de la historia (a los ciclos histórico-sociales de Marx me remito), sostenido a base de argumentos y evidencias históricas. ¿Por qué no se sabe, pues? ¿Por qué no se estudia? ¿Por qué no se le da importancia? Porque no nos gusta pensar que somos como somos por el mundo en que nos ha tocado vivir, que no somos tan libres como creemos. Pero todo tiene sus límites, incluido el mitificado libre albedrío, y lo cierto es que a la hora de hacer una elección “libre” solo podemos escoger entre las posibilidades que se nos ofrecen. Y es la sociedad la que limita esas posibilidades.
    ¿Alternativas al capitalismo? La transformación de las sociedades empieza con un cambio de mentalidad. Eso es lo verdaderamente difícil: que la gente haya llegado a tal nivel de desesperación como para aceptar los cambios. Por mucho que el capitalismo ya haya agotado todos los medios, por mucho que quede patente que no es sostenible, que no es práctico, que no sirve para dirigir a las generaciones futuras, aún le queda mucho por patalear (por destrozar, por aniquilar). Porque, en serio, ¿quién de nosotros está dispuesto a día de hoy a cambiar realmente su forma de vida? ¿Quién cree que es una alternativa esclavizarse, como hacían con losantiguos señores feudales? ¿Quién va a ceder su coche, su casa, sus bienes? El capitalismo es la privatización de todo. El próximo paso según Marx (y lo mejor que nos puede pasar), pasa por la comunalidad de los bienes y la muerte de las empresas. Y no estamos preparados.

    • mariantristan dijo:

      La mención a Marx es esencial en este contexto de “fin del capitalismo” y ausencia de libre albedrío en el hombre, porque, aunque nos parezca difícil de asimilar, NO SOMOS LIBRES -por lo menos en el tema evolutivo-. Y, como tú, pienso que nos hemos acomodado y que tendríamos que sacrificar mucho para cambiar el sistema; y no estamos nada preparados…
      Muchas gracias por tu aportación Tara!

  3. Rebeca Aparicio dijo:

    Un post perfecto, como de costumbre :) Me encanta tu blog, en serio!

    Y no sé qué más comentar que no hayáis dicho ya. Estoy totalmente de acuerdo con lo que has dicho, con Marvin Harris (ese gran hombre), con lo que ha dicho Juando y con lo que ha dicho Tara.

    Lo que ha mencionado Juando sobre la tecnología me parece totalmente cierto. No concibo un futuro que no sea cada vez más tecnológico y en el que nosotros no seamos cada día más dependientes de ello (para lo bueno y para lo malo). Y aunque lo que ha dicho Tara es verdad, no creo que la sociedad capitalista (que ya está muerta y agotada, pero a la que todos quieren rendir un bonito y muuuy largo funeral) evolucione hacia la comunalidad de los bienes. Hemos vivido demasiado tiempo bajo el yugo de la posesión en nuestro pequeño sueño americano, y no nos lo pueden quitar así de fácil. En mi opinión, y muy a mi pesar, la sociedad evolucionará tarde o temprano a una sociedad al estilo de las películas futuristas donde somos una gran raza teconológicamente evolucionada pero desgraciadamente engañada, manipulada y con una gran carencia de valores y pensamiento crítico, donde además se usa la tecnología para controlarnos, vigilarnos, asustarnos y volvernos cada vez más bobos. Siento ser pesimista…

    Espero tu próximo post! ^^

    • mariantristan dijo:

      El cine está lleno de ejemplos futuristas en los que la tecnología impera sobre el pensamiento humano, donde el hombre es un ser manipulable porque se conforma y no lucha. Pienso que el camino que hemos empezado a recorrer nos lleva a este final; y no lo lamento por el “gobierno” de la tecnología, ni mucho menos, pero sí por la pérdida total de la naturaleza humana.
      Encantada de que te guste el post Rebeca! Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s