¡A la caza de la bruja!

Los hechiceros no los dejarás vivir”. Así escribe la Biblia sobre la brujería, así llama a su persecución. La Cristiandad a lo largo de la historia ha pretendido erradicar por cualquier medio la herejía, entre ellas la llamada “ciencia de las brujas”.

El fenómeno de la caza de brujas marcó los inicios de la Época Moderna de la Europa Central y abarcó 3 largos siglos (1450-1750).

Quienes expandieron esta locura religiosa por Europa -especialmente por el Sacro Imperio Romano Germánico, Francia, Italia e Inglaterra- fueron Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, dos inquisidores que escribieron el tratado de demonología Malleus Maleficarum (Martillo de las Brujas). Este manual, publicado en 1486, no sólo afirma la existencia de las brujas sino que explica cómo eran.

La característica principal de la brujería es el pacto con el Demonio a cambio de poderes sobrenaturales, como la capacidad de provocar maleficios y volar. Estas herejes acudían a ceremonias nocturnas -aquelarres- junto con otras pecadoras, momento en el que hacían orgías y practicaban el infanticidio y el canibalismo infantil.

“Aquelarre” de Goya

Y, ¿por qué en todo momento me refiero al mal como si fuese femenino? Pues porque el tratado señala que la brujería es de mujeres por ser éstas más débiles, crédulas y corruptibles, más receptivas a las influencias demoníacas y, simplemente, malignas y embusteras por naturaleza. Además, explica que las brujas son de edad avanzada, de 50 años, solteras o viudas y de los niveles más bajos de la sociedad. El actual estereotipo de bruja proviene de este tratado.

Pero esta idea de hechicería proviene de la Antigüedad, ya que los cristianos fueron acusados de practicar esta magia; más tarde, los condenados por hechicería serían los judíos. Por lo tanto, el Malleus Maleficarum tan sólo reúne estas antiguas creencias.

Sin embargo, el primer caso documentado de acusación de brujería a una mujer se produjo en Irlanda en 1324, mucho antes de la publicación del manual. Alice Kyteler era una mujer pudiente que levantaba envidias y que de sus numerosas nupcias derivó su fama de manipular a los hombres con conjuros. Su padre era banquero y, con su muerte, el negocio y las propiedades las heredó Alice. También heredó las riquezas de sus tres esposos fallecidos, pero el cuarto, ya moribundo, se adelantó y denunció su sospecha de brujería al obispo, quien confiscó todos sus bienes y los puso bajo autoridad secular. ¿Fue Alice una hechicera, la verdadera “bruja de Kilkenny”, o fue una excusa para que la Iglesia se enriqueciera todavía más?

Disputas entre familias, rumores, celos, envidias… eran los principales motivos para acusar. Tras la detención y encarcelamiento en las llamadas “torres de brujas”, se procedía al interrogatorio, donde la confesión era el fin primordial -pues no se podía condenar a nadie si no había confesado antes- y la tortura, el medio justificado. Pero lo más irreal eran las pruebas a las que eran sometidas para averiguar si eran o no hechiceras: introducir la mano en agua hirviendo, descenderla a un pozo en el que si se hundía era declarada inocente, andar sobre hierro ardiendo, comprobar si lloraba porque las brujas no pueden llorar, averiguar si pesaban más de 5 Kg. (las brujas no pesaban más porque tenían que poder flotar para volar), etc.

La detenida, una vez confesara que era una bruja -con el dolor de las torturas la mayoría afirmaba serlo-, era sometida a otro interrogatorio para denunciar a otras brujas, razón por la que los procesos eran interminables. Siendo bruja confesa y condenada, el ajusticiamiento común era la muerte por fuego, en la hoguera. Cuando pensamos en este castigo a todos nos viene a la mente la muerte de Juana de Arco, condenada, en parte, por brujería.

Juana de Arco en la hoguera

Las fuentes difieren acerca de la cantidad de mujeres -también hombres y niños- ajusticiadas durante la caza: 60 mil, 2 millones y 5 millones. Actualmente, se piensa que hubo 110 mil procesos y 60 mil ejecuciones, siendo pues más del 50% de las acusadas condenadas a muerte.

Los juicios de Salem

El caso de persecución de brujas más conocido -en gran parte por la obra de teatro Las brujas de Salem de Arthur Miller de 1955- es el de la comunidad de Salem, en Massachusetts, en 1692-93.

Durante ese período, entre 150 y 200 personas fueron encarceladas bajo la acusación de brujería, 26 de las que fueron a juicio fueron declaradas culpables y 19, condenadas a muerte.

Todo comenzó cuando un grupo de mujeres se dedicó a denunciar contactos demoníacos simulando estar hechizadas. El extremismo religioso de los habitantes de Salem les llevó a acusar indiscriminadamente a sus vecinos ante el tribunal cuando alguna conducta se alejaba de lo habitual. Lo principal para los puritanos era evitar la ira de Dios, puesto que su castigo se traducía en mal clima, pérdida de cosechas y muerte del ganado, desgracias que afectaban a toda la comunidad. Pero muchos defienden que esta locura derivó de la lucha por las propiedades, de complots familiares para destruir a otras familias rivales, etc. e incluso que la causa fue el ergotismo, es decir, las intoxicaciones.

La historia de Giles Corey es interesante. Este granjero fue acusado de brujería y, como no quiso declararse culpable, fue sometido a la tortura de la Tortuga. Corey murió, pero consiguió lo que quería: al no ser procesado por ningún crimen porque no se declaró culpable, sus propiedades no pasaron al estado.

Menos mal que aquellos tiempos pasaron y que la caza de brujas bajó de intensidad porque sino más de uno estaría ya hecho cenizas…

Anuncios

“Cada mañana siento un supremo placer: ser Salvador Dalí”

Narcisista, excéntrico, megalómano, irracional, surrealista, provocador permanente en sí mismo y su obra… y uno de los mayores genios y artistas del mundo. Así fue y así se recuerda a Salvador Dalí.

El 11 de mayo de 1904 la Tierra temblaría de miedo al acoger en Figueras el nacimiento del pequeño Salvador. Su personalidad se vio muy marcada desde bien temprano por un hecho crítico: él no era él, sino una copia de su hermano fallecido. Antes de que este Salvador viniese al mundo, su madre había dado a luz a otro Salvador, que murió con sólo 9 meses. Cuando tenía 5 años sus padres lo llevaron a la tumba de su hermano mayor y le aseguraron que él era su reencarnación. Además de mostrar en su infancia el don que tenía para la pintura, su excentricismo ya comenzaba a asomar. A los 6 años quería ser cocinera -se refería a él en términos femeninos-; a los 7, Napoleón…

Salvador empezó a convertirse en Dalí con su ingreso en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en 1921, aunque sólo dos años después lo expulsarían por asegurar que no había ningún profesor a su altura que fuese capaz de examinarlo.

En la residencia de estudiantes haría grandes amistades con grandes hombres como García Lorca y Luis Buñuel. Siempre se consideró que con Lorca mantuvo una relación amorosa, pero el propio Dalí lo desmintió en más de una ocasión. Sobre el poeta dijo que suspiraba por él y que había intentado sodomizarlo, y que él lo había rechazado.

Dalí con Lorca (artasenlanoche.blogspot.com)

¿Cómo iba Dalí a encasillarse en la pintura? Junto con su amigo y director de cine Buñuel redactó el cortometraje Un Chien Andalou (Un Perro Andaluz).

La aparición de Gala marcó un antes y un después en la vida y obra de Dalí, fue su “revelación esperada”. De origen ruso y 11 años mayor que él, Gala estaba aún casada con el poeta Paul Éluard cuando se conocieron en París en 1929; sin embargo, eso no fue un impedimento para la inmigrante, quien a los pocos días de conocerse le dijo “ya no nos separaremos nunca”. Ella iba largos períodos a Cadaqués, donde se encontraba con un Dalí enamorado que reía nerviosamente cada vez que la veía. Las declaraciones posteriores del artista demostrarían este sincero amor: “ha construido todo el éxito de mi vida”, “firmando mis cuadros como Gala-Dalí no hago más que dar nombre a una verdad existencial, porque no existiría sin mi gemela Gala.

Su padre y él cortaron todo contacto con una discusión mítica. El enfrentamiento se debió al cuadro de Dalí Sagrado Corazón de Jesús, expuesto con la inscripción “En ocasiones, escupo en el retrato de mi madre para entretenerme”. Muchos aseguran que, durante la discusión, Dalí le enseñó a su padre un preservativo usado con su esperma y que le dijo: “Toma. ¡Ya no te debo nada!”. Su padre lo desheredó y lo echó de casa. También se dice que se enfrentaron porque su padre no aguantaba que Salvador viviese con una mujer divorciada.

Ante todos los campos que Dalí abarcaba -mobiliario, decoración, joyería, moda, publicidad, fotografía…- y los extraños inventos que creaba, los surrealistas empezaron a inquietarse. El motivo clave para su expulsión del grupo surrealista, además de su excesivo protagonismo, fue la política. El pintor siempre se había desvinculado de la política por considerarla mezquina e insistía en que el surrealismo podía existir en un contexto apolítico. Y así, Dalí pintó conceptos comunistas, anarquistas, hitlerianos, etc., lo cual fue mal acogido por sus colegas. Al negarse a denunciar públicamente el régimen fascista alemán el artista fue expulsado del grupo. Pero Dalí no se dejó doblegar y de este episodio derivó su famosa frase “Yo soy el surrealismo”, gran ejemplo de su megalomanía.

Entre todas las locuras ocurridas durante su período en Nueva York destacan dos. Dalí y Gala ofrecieron un baile de máscaras y acudieron disfrazados de Bruno Hauptmann y del bebé Lindbergh al que secuestró y mató. El otro episodio derivó de la colaboración del artista con Bonwit-Tellerle. Decoró un escaparate de estos conocidos almacenes, pero lo modificaron sin su consentimiento, así que rompió el vidrio del escaparate lanzando una bañera.

Muchos grandes del cine pidieron la colaboración de Dalí, entre ellos Alfred Hitchcock. El artista ayudó al director con los decorados de la escena onírica de Spellbound (Recuerda).

Escena onírica de la película "Recuerda" de Hitchcock diseñada por Dalí (elhurgador.blogspot.com)

Junto con Walt Disney comenzó el proyecto de elaborar una película de dibujos animados, Destino, aunque quedó inconclusa hasta 2003.

En 1982 Gala murió y Dalí perdió las ganas de vivir -el dormitorio del castillo de Púbol donde él se encontraba se incendió-. Salvador Dalí murió por una parada cardiorespiratoria a los 84 años el 23 de enero de 1989. Pero él nunca ha dejado este mundo, sus excentricidades perduran y su huella está en todas las artes existentes; y él lo sabía pues dijo: “Si muero, no moriré del todo”.

Recomiendo a aquellos a los que les interese saber cómo era Dalí que, teniendo un largo rato libre, busquen en Youtube vídeos de anuncios en los que colaboró, programas de entretenimiento en los que participó, etc.

Tradiciones vs Derechos. La mutilación genital femenina

La mutilación genital femenina, más conocida como “ablación” y practicada en países africanos, árabes y asiáticos -sobre todo en la zona centro-africana-, es la extirpación del sexo a niñas y adolescentes de entre 4 y 14 años. Se considera un ritual de iniciación a la edad adulta y se realiza para “contener” la sexualidad y así convertir a las niñas en mujeres puras. Sus defensores suelen apelar a la religión diciendo que se trata de un precepto divino, pero en realidad el Islam no sustenta esta práctica, todo lo contrario. Además, la mayoría de las veces no se trata de creencias religiosas, ya que en África tanto musulmanes como cristianos y animistas realizan la ablación, sino de tradiciones y costumbres familiares -de ahí la dificultad cultural de eliminar la práctica en su totalidad-.

La operación se lleva a cabo de una forma rudimentaria, ya que no las realizan médicos cualificados (la ablación está prohibida en los centros de salud y hospitales), sino mujeres mayores, curanderas o comadronas que durante años la han practicado.

ablacion-latido-mundo-convu-708690

La niña es sentada, inmovilizada y obligada a mantener los muslos separados. Las comadronas practican diferentes formas de mutilación genital. La menos invasiva amputa sólo el prepucio del clítoris o el clítoris en su totalidad (circuncisión y clitoridectomía respectivamente), otra elimina el clítoris y los labios menores, y la más agresiva (circuncisión faraónica) extirpa, además, los labios mayores. La madre presente hace oídos sordos a los gritos de dolor de su hija y es quien se encarga de “verificar” el trabajo, algunas veces introduciendo los dedos. Tras la operación se cosen ambos lados de la vulva con espinas o espigas de acacia, fijadas con alambre, hilo de pescar o de coser o crin de caballo, y se aplica una pasta que sirve de pegamento hasta que sólo queda un pequeño orificio para la orina y la menstruación. Completado el procedimiento, a las niñas les juntan las piernas y se las vendan desde la pelvis hasta los pies con el fin de completar la cicatrización y salvaguardar aún más su virginidad.

El desangrado y la infección son los primeros problemas a los que se enfrentan estas niñas, puesto que la incisión se hace con cristales o navajas de afeitar. Muchas entran en un estado de shock a causa del intenso dolor y del agotamiento por los gritos y llantos.

Pero el sufrimiento no acaba aquí, porque las niñas mutiladas tendrán problemas de salud durante toda su vida: pérdida de sensibilidad en la zona genital, infecciones del tracto urinario y aparato reproductor, formación de quistes, enfermedades inflamatorias en la región pélvica, infertilidad, menstruaciones y coitos dolorosos, partos difíciles, aumento en la posibilidad de contraer el VIH y otras enfermedades como hepatitis… por no hablar del enorme trauma psicológico. Además, en su noche de bodas volverán a recordar el sufrimiento de la operación, ya que, al tener un orificio demasiado pequeño, una mujer la preparará para la penetración haciéndolo más grande.

Alrededor de 28 países africanos practican la ablación. Y lo más preocupante es que esta mutilación se está extendiendo también por Europa, Australia y América del Sur a causa de la creciente inmigración. Recientemente se han encontrado evidencias de que la ablación se ha difundido a tribus indígenas de la etnia Emberá-Chamí, que ocupan zonas del suroccidente de Colombia.

A pesar de que se encuentra penada por la ley -exceptuando algunos países como Italia e Irlanda-, esta práctica se sigue contabilizando a lo largo del Continente Europeo. En el caso de España existe un control específico de salida de niñas en situación de riesgo, pero, aprovechando pequeños viajes a sus países de origen, muchas de esas niñas acaban sufriendo la mutilación genital. Hace casi un año, la Audiencia de Teruel condenó a unos padres por haber mutilado el clítoris de su hija, pero muchos casos ni siquiera son descubiertos.

Precisamente porque es una cuestión cultural los avances para erradicar la ablación son muy lentos. Las actividades que se han llevado a cabo contra la mutilación genital incluyen programas de información, cambio en las legislaciones e incluso entrega de microcréditos a las comadronas para que así no tengan que “trabajar”.

Según Unicef España, unas 6.000 comunidades de 12 países diferentes han impulsado o están impulsando la prohibición. Pero todavía siguen primando ideas como “si no le practico la ablación a mi hija será impura y promiscua, y ningún hombre querrá casarse con ella”.

En mayo de este año, una niña recién nacida colombiana murió porque se le practicó la mutilación genital. Esto demuestra, además de que no se ha erradicado la ablación, que la circuncisión femenina cada vez se realiza a una edad más temprana -dicen que para que no puedan juzgar la práctica por sí mismas-.

En la actualidad, Amnistía Internacional calcula que 135 millones de niñas y mujeres viven mutiladas -otras fuentes suman 100-, de las cuales unos 92 millones son africanas, cifra que aumenta en dos millones al año (para la OMS son tres millones anuales).

La buena noticia entre todo este caos es que la nueva Constitución de Somalia, país donde 9 de cada 10 mujeres son circuncidadas, prohíbe la mutilación genital femenina.

Parece increíble que en pleno siglo XXI todavía se practiquen crueldades como estas a niñas inocentes. ¿Es que estamos en la época de la Inquisición, en tiempo de torturas en nombre de la religión? Ya deberíamos haber superado la absurda idea de que la cultura y las tradiciones priman sobre la salud y la integridad moral. Esta práctica promueve la violencia de género, discrimina a la mujer y vulnera su derecho a la igualdad, a la salud, a la felicidad e incluso a la propia vida. A mi, como mujer, me ofende.

Los enigmas de la “Gioconda”

1

La Mona Lisa o Gioconda (“alegre” en italiano) es la obra de arte más famosa de todos los tiempos, en parte, por supuesto, por las grandes ‘comeduras de cabeza’ que ha dado a historiadores, investigadores, artistas, etc. desde que el gran Leonardo Da Vinci la pintara. Así pues, la importancia del cuadro reside, sobre todo, en los misterios que lo envuelven: quién fue realmente la modelo, si era un hombre o una mujer, la expresión de su rostro, la sonrisa, el posible embarazo y enfermedades…

Aunque parezca increíble la obra es asimétrica, es decir, que el lado derecho e izquierdo del paisaje no encajan, la imagen no sigue una continuidad; así pues, la parte izquierda del paisaje está más alta que la derecha, provocando que, cuando miramos a la dama desde la izquierda, nos resulte más alta y erguida.

Una restauración anterior muy agresiva ha provocado que cejas y pestañas desaparezcan del rostro. Giorgio Vasari, pintor y biógrafo de Leonardo, describió la perfección de las cejas en uno de sus textos, demostrando de esta forma que el italiano sí las pintó. Sin embargo, otros expertos opinan que nunca las dibujó porque realmente no acabó el lienzo o porque simplemente quería ‘dar que hablar’, es decir, que quería jugar con la ambigüedad del sexo de la figura.

La Mona Lisa tiene una peculiar sonrisa. Cuando el espectador mira directamente la sonrisa ésta parece que desaparece y si se fija la mirada en otras partes del lienzo, vuelve a aparecer. Para algunos no se trata de una simple sonrisa, si no que guarda tristeza y amargura.

Otro de los enigmas de la Gioconda es si estaba o no embarazada. Ambas manos reposan sobre la butaca -uno encima del otro-, dando la sensación de tranquilidad, pero también parece que las posa sobre el vientre, lo cual ha hecho pensar en un posible embarazo de la modelo. Además, algunos historiadores defienden que el velo transparente que lleva sobre la cabeza es un símbolo típico en la época de mujer embarazada -aunque para otros significa pureza y castidad-.

El Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá llevó a cabo una imagen en 3D de la figura, lo que les ha llevado a afirmar que la dama estaba embarazada o acababa de dar a luz, entre otras cosas porque el vestido que lleva lo vestían las mujeres en cinta.

Recientemente, Julio Cruz Hermida -de la Universidad Complutense de Madrid- ha establecido que la modelo sufría de bruxismo (rechinar de dientes), alopecia y principios de Parkinson. Tito Franco, profesor de anatomía en Palermo, le ha diagnosticado xantelasma (pequeños tumores benignos de grasa alrededor de los ojos), síntoma de colesterol, y lipomas en las manos. Incluso se ha llegado a hablar de parálisis facial.

Pero lo que más teorías ha provocado a lo largo de la historia ha sido la identidad de la dama. Ya en 1550 Vasari escribió que Leonardo tenía el encargo del rico florentino mercader de textiles Francesco Bartolomeo, marqués del Giocondo, de retratar a su esposa. El erudito y mecenas Cassiano dal Pozzo, en el año 1625, identificó el nombre de la dama como Lisa Gherardini. A pesar de estos datos, Antonio de Beatis dijo en 1517 que se trataba de un encargo por parte del protector de Leonardo, Juliano II de Médicis, y que la modelo era su amante y madre de su hijo ilegítimo Hipólito; el retrato lo habría encargado para que Hipólito tuviese un recuerdo de su madre fallecida. Muchos defienden, sin embargo, que Beatis se refirió a otro lienzo y que la hipótesis derivada de Vasari es la verdadera. Por el contrario, algunos desconfían de la versión de Vasari y apoyan la de Beatis -como Roberto Zapperi en su libro Adiós, Mona Lisa-, pues escribió que Leonardo estaba pintando a “cierta dama florentina, pintada por el encargo del fallecido Giuliano de Médici…”. Otras hipótesis menos probables establecen que se trata de Constanza de Avalos -duquesa de Francaville-, de un adolescente vestido de mujer, de un autorretrato del pintor en versión femenina… e incluso de Isabel de Aragón.

La hipótesis de que la dama es en realidad un hombre deriva del comentario de Freud de que la obra transmitía demasiada masculinidad. Los estudios que apoyan la teoría de que la modelo es varón identifican al modelo como Gian Giacomo Caprotti, conocido como Salai, quien, además de su discípulo y ayudante, sería su joven amante.

En la Universidad de Heidelberg se descubrió en 2005 una nota del funcionario y conocido del artista Agostino Vespucci en el margen de un libro que confirmaba que la obra es un retrato de Lisa. Para estos expertos alemanes el misterio de la Gioconda está totalmente resuelto.

Por tanto, la explicación más aceptada es que el retrato fue un regalo de Francesco Bartolomeo del Giocondo a su esposa Lisa Gherardini, puede que por su segundo embarazo.

Conociendo la supuesta identidad de la modelo, se sabe con exactitud que nació en 1479 y que murió a los 63 años en el convento de Santa Úrsula, en Florencia. Desde 2011 y en la actualidad se están haciendo excavaciones en este convento con el fin de encontrar los restos de la famosa Mona Lisa.

Hoy en día la Gioconda se encuentra bastante deteriorada, ya que los escritos demuestran que el lienzo tenía colores claros y actualmente está oscurecido. La copia del Museo del Prado, realizada en el mismo taller mientras Leonardo Da Vinci pintaba el original, puede ayudar a imaginar el aspecto que tenía la obra.

¿Quién no viajaría al Museo del Louvre a admirar esta importantísima obra de arte y a preguntarse todos estos enigmas frente a su original, mirando directamente esos ojos que tantas historias ha generado? ¡Yo iría sin pensármelo dos veces!

De obra de Dios a cadáver: la evolución de la ANATOMÍA

“La Lección de Anatomía del doctor Nicolaes Tulp” de Rembrandt, 1632

Para conocer el origen y alcance de una herida, para saber con exactitud las causas de una muerte, para aprender del ser humano a través del cuerpo… La anatomía es una ciencia muy importante en nuestros días, pero no siempre fue así. ¿Cómo se extendieron estos conocimientos y su parte práctica, la disección?

La disección de cuerpos u órganos se inició con el pitagórico Alcmeón de Crotona (535 a. C.), quien operó un ojo, pero con la expansión de las religiones romana, judía, cristiana y musulmana esta práctica se estancó al ir en contra de sus creencias.

A finales del siglo XIII los conocimientos anatómicos se basaban en los escritos de Galeno -principalmente en su obra Sobre el uso de las partes y de los árabes, pero las traducciones no eran exactas, razón por la que el saber anatómico estaba lejos de ser exacto.

Fue a partir de siglo XVII, y a consecuencia del Renacimiento y de la reforma luterana, anglicana y calvinista, cuando las universidades comenzaron a cambiar sus intereses desde el estudio de Dios al del ser humano y el cosmos y, sobre todo, a la funcionalidad de los conocimientos. Con el Renacimiento, el mundo de la medicina se vio envuelto por el humanismo médico, es decir, por la recuperación de los textos de los antiguos directamente de la versión griega o latina lo suficientemente exacta como para no estar “contaminada”.

Entre los artistas renacentistas apareció este interés por la anatomía, ya que pretendían esculpir y pintar el cuerpo humano de una forma real y natural.

Grabado de Leonardo da Vinci, siglo XVI

La recuperación anatómica también fue conducida por médicos y estudiantes de medicina quienes, cansados de ser considerados tan profesionales como aquellos que no tenían estudios, buscaron un mayor prestigio intelectual y social en la práctica disectiva.

La primera disección pública registrada fue en Bolonia alrededor del 1315 por Mondino de Luzzi. La práctica se desarrolló en primer lugar en Italia porque la muerte era considerada una separación definitiva del cuerpo y del alma -el cuerpo era, por tanto, inactivo, tan solo un envoltorio ya no habitado-. Sin embargo, en el norte de Europa la separación entre cuerpo y alma se veía como un proceso gradual, por lo que manipular un cadáver suponía corromper el alma del difunto.

Gradualmente se fueron permitiendo las disecciones en Montpellier (1.377), Padua (1.429) y París (1.478) hasta que, finalmente, el papa Sixto IV permitió las disecciones, aunque los sujetos diseccionados eran malhechores ejecutados -siendo considerada la práctica anatómica un castigo-.

También hay que alabar la labor de Andrés Vesalio, quien es considerado el fundador de la anatomía moderna porque rechazó parte de los conocimientos de Galeno -los cuales no tenían comprobación práctica- a favor de las experiencias adquiridas desde el propio cadáver. Su obra De humani corporis fabrica (1543) supuso el primer tratado de anatomía basado exclusivamente en lo observado de forma directa en los cuerpos.

Grabado de Vesalio en “De humani corporis fabrica” que muestra la musculatura y esqueleto humanos

Así que gracias a la presión de estudiantes de medicina, cirujanos, filósofos y artistas, la anatomía y los estudios de medicina fueron instaurados en las universidades.

A lo largo de 5 horas semanales el médico-profesor se dedicaba a leer delante de los alumnos de la cátedra de Anatomía la lección, la cual se centraba en los textos de Guy de ChauliacLa Chirurgia Magna-.

Dibujo de la obra de Chauliac

También se continuaba leyendo a Galeno (aunque con traducciones más exactas), imponiéndose su teoría de los cuatro elementos, caliente/frío y húmedo/seco, que explicaba el estado de salud y ayudaba a determinar la enfermedad (sanguínea, biliar, colérica o melancólica).

Además de esta parte teórica, los futuros médicos y cirujanos debían asistir a las disecciones que se llevaban a cabo en el teatro anatómico.

Los primeros teatros anatómicos eran instalaciones improvisadas de madera, pero con la expansión de la práctica y ante el aumento de público apareció la necesidad de fijar un lugar para la ejecución de disecciones. Según los paduanos, en Padua se erigió el primer teatro anatómico permanente (1594), pero los datos demuestran que el teatro de Salamanca es el más antiguo de todos, concluido en 1552.

Teatro anatómico de Padua

Las disecciones pertenecientes a la cátedra se realizaban durante el invierno, de noche y a lo largo de 3-5 días correlativos. Debía completarse lo más rápido posible, puesto que no existían refrigeradores y el olor podía llegar a ser insoportable (aunque el cadáver se rodeaba de velas aromáticas). El disector, tras obtener la licencia de la Iglesia, procedía a abrir, cortar, separar y rebuscar en el interior del cuerpo. Había un orden establecido de acuerdo con el diferente ritmo de putrefacción de los órganos y tejidos: se empezaba por el vientre, por la cavidad abdominal; se anatomizaban primero los órganos de la nutrición en el bajo vientre, luego los órganos de la vitalidad en el medio vientre, y, por último, los órganos de la animación en el vientre superior.

Y así, comenzó una mayor permisividad respecto de la investigación del cuerpo, la pérdida de la idea del cuerpo como creación divina intocable, y un mayor y exacto conocimiento de órganos, músculos, esqueleto y demás.

Espero haber cubierto vuestra curiosidad en este campo o haber abierto alguna nueva.

¿Somos títeres?

¿Pensáis que la evolución humana es causa de las decisiones propias del hombre, decisiones conscientes, o que todo se debe a la predestinación, a algo o a alguien que nos mueve los hilos? Pues para el antropólogo Marvin Harris tanto el pensamiento como la conducta humana siempre han estado determinados por límites y oportunidades ecológicas; por lo tanto, el libre albedrío del hombre no ha tenido ningún efecto sobre la dirección que ha tomado el desarrollo.

Puede que estéis o no de acuerdo con esto, pero es interesantísima la explicación racional (criticada por algunos por ser demasiado determinista o “mecánica”) que Harris hace en su libro Caníbales y Reyes de la evolución cultural e histórica.

Tras la lectura del siguiente resumen quizás muchos cambiéis de idea…

Las sociedades se desarrollan conforme a la relación de costes y beneficios de los procesos de producción, reproducción, intensificación y agotamiento del medio ambiente, de los rituales y creencias. Que los cambios en las poblaciones son el resultado de un proceso cuyo núcleo es la intensificación de la producción. Me explico. Cuando la población crece, los recursos del medio escasean, el nivel de vida disminuye y aumenta la mortalidad; como remedio, la producción se intensifica, pero esto evoluciona a un mayor agotamiento del medio. En el momento en que ese modo de producción no consigue sustentar a la población una nueva forma de supervivencia se inventa aunque, con el tiempo, volverá a entrar en decadencia, pues todo es un ciclo que se repite a lo largo de la historia.

Ciclo ecológico y cultural continuo que determina los cambios en los sistemas de producción del ser humano

Los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra no percibieron la escasez de especies animales a causa del aumento de la temperatura y su nivel de vida empezó a decaer. A raíz de este agotamiento, los grupos humanos abandonaron la caza e inventaron la domesticación de vegetales.

Del origen de la agricultura derivó la aparición de la guerra, puesto que las aldeas y cosechas estables provocaron el sentimiento de identidad territorial. La guerra permitió el equilibrio entre población y recursos, ya que la eliminación de los enemigos vencidos suponía un control de la densidad demográfica. No obstante, esta nueva vida sedentaria permitió el aumento de la población, concretamente provocó que las mujeres pudieran criar a un mayor número de hijos (pues en época nómada, como las mujeres no podían cargar con más de un bebé a la vez, se practicaba el infanticidio).

El crecimiento de la población hizo que aparecieran los “grandes proveedores”, quienes, para intensificar la producción, prometían a los que trabajasen para ellos celebrar banquetes en los que se redistribuirían los alimentos. Pero en el momento en que el “gran proveedor”, ahora gobernante, dejó de persuadir con festines y la actividad productiva de sus vecinos dejó de ser voluntaria para pasar a ser obligatoria, apareció el Estado; a partir de entonces, el ser humano se sometió y humilló, perdiendo definitivamente su libertad. Esta nueva forma de vida ha sido calificada de “sociedad hidráulica”, porque los gobernantes obligaban a construir presas, canales, diques, etc. con el fin de controlar el agua de los ríos, la cual suponía la diferencia entre la vida y la muerte para los campesinos (para el riego de cosechas).

Sin embargo, el ciclo volvió a empezar y el sistema se colapsó -con la caída del Imperio Romano-, dando paso a uno nuevo como lo fue el feudalismo. Tras la crisis de éste apareció el capitalismo, cuyo sistema de oferta y demanda dio lugar a una nueva necesidad: la acumulación de riquezas.

Marvin Harris parece terminar su reflexión cerrando este ciclo constante, pues explica la Revolución Industrial permitió un mayor rendimiento sin un crecimiento demográfico, todo lo contrario, pues comenzó una profunda caída de la natalidad. Y así, la innovación tecnológica ganó a la intensificación y agotamiento de la producción.

A pesar de todo, Harris sospecha de este “fin de ciclo”, de que tan solo sea provisional, puesto que los combustibles de los que depende la tecnología -carbón y petróleo- no se pueden renovar. ¿Fue previsor, ya en los años 70, del siguiente estadio de nuestra evolución? ¿Puede considerarse la crisis económica actual un nuevo agotamiento del sistema? Y si así fuera, ¿cuál sería la alternativa al capitalismo y las tecnologías?

La primera inyección letal

El 7 de diciembre de 1982, en el estado de Texas (EEUU), Charles Brooks fue tumbado y atado a una camilla de la prisión de Huntsville y, en unos 7 minutos, fue ejecutado con la primera inyección letal legalizada.

El caso de Brooks es, como mínimo, llamativo. En diciembre de 1976 Charles Brooks robó un coche de un almacén de coches usados con su vendedor David Gregory dentro. Brooks recogió a su amigo y cómplice Loudres Woody y, en un motel, ataron a una silla al vendedor de coches y lo mataron de un tiro en la cabeza. Cuando fueron detenidos por el crimen ninguno de los dos confesó haber disparado el arma. Sin embargo, a Woody se le dio la opción de bajarle la condena si confesaba el asesinato. Loudres Woody fue condenado a 40 años y Charles Brooks a pena de muerte sin saber claramente si fue él o no el autor directo del asesinato. Quizás tenga algo que ver en la dura condena de Brooks la época en que fue, los años 70-80, y que era un hombre de raza negra… ¿Quién iba a ser si no el primer condenado a muerte por inyección en un estado americano tan anclado al pasado como Texas?

Muchos piensan -o, mejor dicho, pensamos- que la inyección letal viola las garantías de la Constitución e incluso los Derechos Humanos, de ahí el gran debate desplegado en EEUU.

Dinámica de la ejecución por inyección letal

La inyección está compuesta por un auténtico cóctel mortal de 3 fármacos: pentotal sódico, un anestésico que elimina el dolor y hace perder el conocimiento, bromuro pancuronio que detiene la respiración al paralizar el diafragma y relaja los músculos, y cloruro de potasio que colapsa los pulmones y provoca el paro cardíaco, detiene el corazón instantáneamente. El objetivo principal por el que se creó este nuevo método fue porque provocaba una muerte rápida, sin dolor y, por tanto, “más humana”, ya que la electrocutación de la silla provocaba un inmenso sufrimiento; también porque para los asistentes a los asesinatos era desagradable el espectáculo… Sin embargo, muchos testigos de estas ejecuciones declaran haber visto a los ajusticiados convulsionarse, por lo que empezó a sospecharse de la verdadera efectividad de la inyección como muerte instantánea. Los expertos en la materia dicen que la razón es que la anestesia introducida es insuficiente, que a aquellos sujetos de mayor peso el pentotal no los anestesia. Parece que tampoco el cloruro potásico paraliza el corazón de forma fulminante, produciéndose entonces la muerte por asfixia. Por lo tanto, los ejecutados sienten todo lo que les está pasando, sufren mucho dolor (en algunos la agonía se ha prolongado 45 minutos). Además, a veces o no le encuentran la vena buena o los espasmos expulsan la aguja o el aparato se atasca, etc.

En septiembre de 2009 el condenado a muerte Romell Broom sobrevivió a la inyección letal -aunque lo acabaron ejecutando una semana después-. Broom describió el dolor que sintió al no hacerle efecto el cóctel de drogas, además de que le tuvieron que pinchar unas 18 veces en diferentes partes del cuerpo.

El lugar donde se lleva a cabo la ejecución por inyección tiene las paredes de cristal, pudiendo ver el proceso desde fuera todo el que quiera (www.ciencias.ies.bezmiliana.org)

El lugar donde se lleva a cabo la ejecución por inyección tiene las paredes de cristal, pudiendo ver el proceso desde fuera todo el que quiera (www.ciencias.ies.bezmiliana.org)

La inyección letal no es una muerte indolora y no es, como se puede pensar, más humana que la silla eléctrica o la cámara de gas. Esto demuestra que los estados estadounidenses en los que está legalizada la pena de muerte no son mejores, por ejemplo, que la Alemania nazi, donde realmente se creó la inyección letal (usada en los campos de concentración).

Junto a Japón, Estados Unidos es el único país democrático que sigue aplicando la pena de muerte. Sin embargo, los informes del FBI demuestran que las ciudades estadounidenses con mayor índice de criminalidad son de los estados que aplican la pena de muerte, lo cual es una auténtica incongruencia.

Eliminar de primeras la posible reinserción, la venganza o el ojo por ojo como método principal del sistema, la presentación como un espectáculo que cualquiera puede ver (incluso el hecho de televisarlo)… son aspectos de la inyección letal y, en general, de la pena de muerte que presentan este sistema como forma de reafirmación brutal ante la sociedad, como si el país quisiese decir “podemos hacer lo que queramos con cualquiera de vosotros”. Entendedme, no estoy defendiendo a los criminales ni a los asesinatos, pero si hacemos lo mismo que ellos todos nos convertimos en salvajes.